Mariem Lavanda de la Alcarria
te de lavanda y manzanilla

Receta Sencilla de Té de Lavanda y Manzanilla

Índice de contenido

Hoy vengo a traeros un pequeño secreto que estoy seguro que os va a encantar, y que además os traerá muchísimos beneficios a vuestra salud: la receta para preparar en casa el té de lavanda y manzanilla. ¡Sí, así como lo oyes! No hay nada como disfrutar de una taza de té casero, hecho con todo el amor y cuidado que tú solo puedes darle. Así que quédate conmigo y descubre paso a paso cómo preparar esta deliciosa y beneficiosa infusión.

Usa ingredientes de calidad para un resultado perfecto

Lo primero será conseguir todos los ingredientes necesarios, por lo que necesitarás:

  • Flores secas de lavanda: Vamos a utilizar una cucharadita, no muy llena, pero tampoco muy vacía; algo intermedio está perfecto. Esto le va a dar un toque super rico y aromático a nuestro té.
  • Flores de manzanilla secas: la cantidad necesaria es igual que la anterior, vamos a usar una cucharadita. La manzanilla es genial para relajarse y además tiene un sabor suavecito que combina perfecto con la lavanda.
  • Miel o stevia al gusto (opcional): Aquí el secreto es añadirlo «al gusto». Si te gusta más dulce, puedes echarle una cucharadita de miel o un sobrecito de stevia. Pero si prefieres disfrutar del sabor natural de las flores, simplemente puedes omitirlo.
  • Agua: Solo necesitarás una taza para hacer una porción de té. Si quieres hacer más cantidad, simplemente multiplica las cantidades de los ingredientes por el número de tazas que quieras preparar.
Infusion casera con miel

Ya tienes todo, solo queda seguir estos sencillos pasos

¡Manos a la obra! Preparar este té de lavanda y manzanilla es más sencillo de lo que imaginas:

  1. Pon a calentar una taza de agua en un cazo o recipiente adecuado. No necesitamos que hierva completamente, con que esté bien caliente será suficiente.
  2. Añade las flores secas de lavanda y manzanilla en un infusor de té o directamente en la olla.
  3. Deja que las hierbas se infusionen durante unos 5-7 minutos. Durante este tiempo, liberarán todos sus aceites esenciales y propiedades.
  4. Cuela el té para retirar las flores y sírvelo en tu taza favorita.
  5. Endulza al gusto con un poco de miel o stevia.
  6. Tómate un momento para disfrutar del maravillosa aroma antes de dar el primer sorbo.

Cuando hayas cumplido todos los pasos, es el momento de disfrutar de tu infusión, y recuerda, ¡ves despacio que quema!

El té de lavanda y manzanilla tiene muchos beneficios

Quizás te estés preguntando, ¿por qué tendría que preparar este té? Porque no solo es una delicia, sino que también trae consigo un montón de beneficios para tu salud y bienestar. Aquí te cuento algunos:

  1. Relajación a tope: Tanto la lavanda como la manzanilla son conocidas por ayudar a relajar el cuerpo y la mente. Así que si has tenido un día agitado, esta bebida puede ser tu mejor aliado para despedirte del estrés.
  2. Mejora tu sueño: Si te cuesta trabajo dormir, esta infusión puede ser una gran ayuda. La lavanda tiene propiedades que favorecen el sueño, así que prueba a tomarla antes de ir a la cama, ya que puede ayudarte a conciliar el sueño más fácilmente.
  3. Digestión feliz: La manzanilla es amiga de tu estómago. Ayuda a aliviar problemas digestivos y puede ser genial si sientes un poco de inflamación o molestias después de comer.
  4. Antioxidante natural: Estas plantitas están llenas de antioxidantes, que son súper buenos para mantener tu cuerpo joven y saludable.

Como has podido comprobar, el té de lavanda y manzanilla, está muy bueno y aparte tiene una gran cantidad de aspectos positivos. ¿Qué más se puede pedir?

Productos natuales para ayudar a dormir

Si puedes hacerlo en casa, mejor que comprarlo en los supermercados

Es posible que ya se lo hayas oído a tu madre o a tu abuela, los productos caseros son los mejores, ¡y qué razón tienen! Te cuento todas las ventajas de hacerlo tú mismo:

  1. Sabor auténtico: Al prepararlo tú mismo con ingredientes naturales, te aseguras de obtener un sabor más puro, nada que ver con los tés industriales que a veces tienen sabores muy artificiales.
  2. Te conoces mejor que nadie: Cuando haces tu té en casa, puedes ajustar las cantidades de lavanda y manzanilla a tu gusto, logrando así la mezcla perfecta que más te agrade.
  3. Adiós a los químicos: Muchas veces, los tés que compramos en el super están llenos de conservantes y otros químicos para que duren más tiempo. Haciéndolo en casa, te libras de todos esos añadidos y te aseguras una taza de té 100% natural.
  4. Más por menos: Preparar tu té en casa suele ser más económico que comprar las bolsitas en el super. Además, las flores secas suelen durar mucho tiempo, así que puedes tener té para rato sin gastar mucho.
  5. Ritual personal: Hacer té puede convertirse en un pequeño ritual que te ayuda a relajarte y a tener un momento para ti mismo. Es una forma de mimarte y de desconectar del mundo por unos minutos.

Entonces, ¿por qué no darle una oportunidad a preparar tu propio té de lavanda y manzanilla? Es una experiencia más rica, más saludable y hasta más divertida. ¡Anímate!

Infusion con ingredientes naturales

Como has visto, preparar tu propia taza de té de lavanda y manzanilla no solo es sencillo, sino que te trae un mar de beneficios para tu salud y tu bolsillo. Te invito a que lo pruebes hoy mismo y descubras el maravilloso mundo que se abre ante ti con esta sencilla pero gratificante práctica.

Y no olvides compartir este artículo con tus amigos y familiares para que ellos también puedan beneficiarse de esta maravillosa receta. ¡Hasta la próxima!

Referencias Bibliográficas

Srivastava, J. K., Shankar, E., & Gupta, S. (2010). Chamomile: A herbal medicine of the past with a bright future. Molecular Medicine Reports, 3(6), 895-901.

Koulivand, P. H., Khaleghi Ghadiri, M., & Gorji, A. (2013). Lavender and the nervous system. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, 2013.

Amsterdam, J. D., Li, Y., Soeller, I., Rockwell, K., Mao, J. J., & Shults, J. (2009). A randomized, double-blind, placebo-controlled trial of oral Matricaria recutita (chamomile) extract therapy for generalized anxiety disorder. Journal of Clinical Psychopharmacology, 29(4), 378-382.

Akhondzadeh, S., Kashani, L., Fotouhi, A., Jarvandi, S., Mobaseri, M., Moin, M., … & Malek, F. (2003). Comparison of Lavandula angustifolia Mill. tincture and imipramine in the treatment of mild to moderate depression: a double-blind, randomized trial. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry, 27(1), 123-127.

Singh, O., Khanam, Z., Misra, N., & Srivastava, M. K. (2011). Chamomile (Matricaria chamomilla L.): An overview. Pharmacognosy Reviews, 5(9), 82.

Cavanagh, H. M., & Wilkinson, J. M. (2002). Biological activities of lavender essential oil. Phytotherapy Research, 16(4), 301-308.

Únete a la comunidad
Únete a nuestra comunidad de Artesanos

Tutoriales y manualidades para hacer con Lavanda.

Posts Relacionados