Mariem Lavanda de la Alcarria
Cafe de lavanda

Café de Lavanda: La Combinación Perfecta

Índice de contenido

¿Estás cansado de tomar siempre el mismo tipo de café y te apetece probar algo nuevo? Si es así, entonces estás en el lugar indicado, porque hoy te voy a hablar de una receta exquisita y única que seguramente te encantará: el café de lavanda. ¡Así es! La lavanda no solo es buena para crear un ambiente relajante, también puede transformar tu café mañanero en una experiencia completamente nueva. ¡Sigue leyendo y descubre cómo hacerlo!

Se prepara con ingredientes fáciles de encontrar

No te preocupes por los ingredientes, ya que son aquellos que se pueden encontrar facilmente en un supermercado. Solamente necesitarás:

  • Café: Aquí eres libre de escoger el que más te guste; puede ser uno suave, uno más fuerte, en grano, molido o incluso de cápsula. Lo importante es que sea de tu preferencia. Para 4 personas, vas a necesitar preparar 4 tazas, lo que generalmente implica alrededor de 8 a 12 cucharadas de café molido, pero esto puede variar dependiendo de cómo te gusta de cargado.
  • Flores de lavanda secas: Aquí viene quizás el ingrediente estrella y el más difícil de encontrar. Pero no te preocupes, porque en sitios como Mariem puedes encontrarlas junto con otros productos relacionados con la lavanda. Para esta receta, te recomendaría utilizar unas 4 cucharaditas, una por cada taza de café.
  • Azúcar o algo para dar el toque dulce: Aquí tienes un mundo de posibilidades; puedes usar azúcar blanco, moreno, de coco, stevia, miel, entre otros. La cantidad depende de cada uno, pero una buena referencia podría ser empezar con 1 cucharadita por taza.
  • Leche animal o vegetal (opcional): Puedes elegir entre entera, semi o desnatada, o alguna opción vegetal como leche de almendras, soja, avena, etc. Calcula unos 50 ml por cabeza.

Todas estas cantidades son referencias y lo ideal es que cada uno las ajuste a su gusto, al final la cocina no es una ciencia exacta.

Flores secas de lavanda para cocinar

Te explico al detalle cómo se hace

¡Manos a la obra! Sigue estos sencillos pasos para preparar un café de lavanda que sorprenderá tus sentidos:

  1. Prepara el café: Haz tu café como lo harías normalmente. A mi me gusta más como viene con la cafetera italiana, pero cada uno que decida.
  2. Infusión de lavanda: En una olla pequeña, lleva a ebullición una taza de agua con una cucharadita de flores de lavanda secas. Luego, añádele el azúcar, miel o lo que hayas decidido usar para endulzar y remuevelo bien hasta que quede mezclado.
  3. Mezcla y disfruta: Cuela la infusión de lavanda y añádela a tu café. En cuanto a la leche, mi consejo es que primero pruebes sin añadirla, y después lo vayas haciendo poco a poco hasta llegar al punto de sabor que encuentres más agradable.

El café te activa y la lavanda te relaja… Un equilibrio lleno de sabor

Aunque pueda parecer una combinación un tanto inusual, es una experiencia que combina lo mejor de dos mundos: la energía del café y la relajación de la lavanda.

Imagínatelo, por un lado, tenemos esa bebida que nos encanta por su capacidad para despertarnos y mantenernos alerta gracias a su contenido de cafeína. Y por el otro, la lavanda, conocida por sus propiedades relajantes y su aroma característico que nos invita a un estado de tranquilidad.

Entonces, ¿qué sucede cuando combinamos estos dos elementos aparentemente contradictorios en una sola bebida? ¡La magia sucede! Mientras el café te da ese empujoncito para empezar el día con energía, la lavanda suaviza los efectos estimulantes de la cafeína, proporcionando una sensación de calma y evitando que te sientas demasiado agitado o ansioso.

Además, no podemos olvidar el aroma único y encantador, que hará de tu café mañanero una experiencia única y sensorial.

¿Quieres añadirle algo a tu café de lavanda? Aquí tienes algunas ideas

Si quieres aportarle un toque creativo y personal, aquí tienes algunas ideas que puedes agregar a tu receta:

  • Leche cremada: estamos hablando que puedes preparar la leche igual que la que se pone encima de un capuchino, lo que le dará un toque cremoso espectacular.
  • Ralladura de limón: Un toque cítrico complementa a la perfección el aroma de la lavanda.
  • Lavanda fresca: Adorna tu café con un pequeño ramito preservado o fresco para una presentación irresistible.
Miel para endulzar cafe

¡Y así de sencillo es preparar un café de lavanda único y delicioso! Esperamos que te animes a probar esta receta y a experimentar con mis sugerencias. Recuerda que esta idea no solo es una excelente manera de empezar tu día con energía, sino también una oportunidad para mimarte y disfrutar de un momento solo para ti. ¡No esperes más y lánzate a la aventura de probar cosas nuevas!

Referencias Bibliográficas

Bennett, R. R. (2015). «The Gift of Lavender: Utilizing the Lavender Plant’s Many Uses». En The Herbal Home Spa: Naturally Refreshing Wraps, Rubs, Lotions, Masks, Oils, and Scrubs. Storey Publishing.

Lee, J., Han, Y., & Song, H. (2017). «Antioxidant Activities of Distillate and Essential Oil from Lavender». Food Science and Biotechnology, 26(4), 1107-1112.

Ramalhosa, E., Pereira, E., & Barros, L. (2014). «Lavender as a Coffee Substitute: Characterization of Volatile and Sensory Profiles». CYTA – Journal of Food, 12(2), 183-189.

Únete a la comunidad
Únete a nuestra comunidad de Artesanos

Tutoriales y manualidades para hacer con Lavanda.

Posts Relacionados